PROHIBIDA DEFINITIVAMENTE LA COMPRA DE TNT POR UPS

20130131-164512.jpg
El comisario de Competencia, Joaquín Almunia, esgrime las razones que le han llevado a proponer una resolución negativa para este caso en el siguiente comunicado.

Conclusiones.

“En un número de países, FedEx – uno de los cuatro integradores de activos en Europa – no es un competidor importante.”
” Probablemente habría dado lugar a aumentos de precios “.
” Los integradores sólo enfrentan una competencia limitada por los operadores postales nacionales. ”
” La fusión habría reducido drásticamente la elección para estos clientes.”
“UPS, ofreció ceder las filiales de TNT en estos 15 países. ”
” Habia serias dudas que el grupo francés La Poste / DPD – tuviese la capacidad y el incentivo para convertirse en un jugador fuerte en las entregas exprés”
El comisario de Competencia, Joaquín Almunia, esgrime las razones que le han llevado a proponer una resolución negativa para este caso en el siguiente comunicado.

COMUNICADO OFICIAL
30/1/2013

En el día de ayer, la Comisión ha decidido prohibir la adquisición de la empresa de logística TNT Express por su competidor UPS.

En nuestra investigación encontramos que la propuesta de toma de control se habría restringido la competencia en los 15 Estados miembros, y probablemente habría dado lugar a aumentos de precios.

Antes de explicar por qué llegué a esa conclusión, permítanme decir unas palabras sobre los mercados de los que estamos hablando.

En nuestro mercado único, muchas empresas los ciudadanos necesitan para enviar paquetes pequeños a varios países europeos. A veces, requieren de “entregas express”: esto significa que la entrega deba tener lugar en el día siguiente. Basta pensar en las piezas de repuesto para reiniciar el dispositivo, las muestras de sangre enviadas para las pruebas, medicamentos que se necesitan con rapidez porque se han quedado sin existencias y así sucesivamente, sin mencionar los documentos importantes y muy urgente.

Estos clientes necesitan tener acceso a servicios seguros que realmente se adapten a sus necesidades. Para ellos, las entregas diferidas, más allá de las 24 horas, no es una opción. Muchos de ellos también necesitan un proveedor que pueda entregar en toda Europa, no sólo de un país a otro país.

Las entregas exprés requieren procesos muy sofisticados y una infraestructura adecuada, como una red de transporte aéreo, con el fin de cumplir el plazo requerido en cualquier país europeo.

Los principales proveedores de estos servicios son los llamados “integradores”. Se les llama así porque controlan una red internacional para el envío por aire y tierra. Sus redes, dirigidas por complejos sistemas de TI, incluyen los centros locales de clasificación, el aire y los cubos de tierra, así como las flotas de furgonetas, camiones y aviones.

Hoy en día sólo hay cuatro integradores en Europa: UPS, TNT, DHL y FedEx.

La adquisición de TNT por UPS habría cambiado significativamente la situación competitiva en el mercado.

Así que tuvimos que mirar muy de cerca su impacto, teniendo en cuenta que los clientes confían en la vibrante competencia entre los proveedores para que puedan acceder a servicios de buena calidad en condiciones asequibles.

Permítanme ahora referirme a los detalles de nuestro análisis.

En primer lugar, encontramos – de acuerdo con UPS – que los mercados de entregas en el Espacio Económico Europeo (EEE) son de alcance nacional. La razón es que los clientes buscan en las alternativas disponibles en su país de origen cuando se necesita una empresa que puede proporcionar servicios de envío urgente a cualquier otro país europeo.

Encontramos que en estos mercados, los integradores sólo enfrentan una competencia limitada por los operadores postales nacionales, transitarios o empresas de suministro locales o nacionales, ya que dependen en gran medida de la carretera en lugar del transporte aéreo. Sólo son actores marginales en la entrega urgente, porque no pueden alcanzar los mismos niveles de eficiencia o fiabilidad como integradores, en ausencia de suelo adecuado y redes de aire.

Asimismo, se encontró que en un número de países, FedEx – uno de los cuatro integradores de activos en Europa – no es un competidor importante, en particular debido a la densidad limitada y la escala de su red intra-europea.

Como resultado de ello, en muchos países hay sólo tres jugadores principales entre las que muchos clientes pueden realmente elegir – UPS, TNT Express y DHL. La fusión habría reducido drásticamente la elección para estos clientes, con lo que las posibles opciones a sólo dos: UPS / TNT por un lado y por el otro DHL.

Analizamos cuál sería el impacto concreto de este tipo de concentración. Encontramos que los precios aumentarían en 29 países en el Espacio Económico Europeo (EEE).

Sin embargo, UPS argumentó que la fusión habría creado importantes eficiencias para compensar estos efectos negativos. Hemos mirado muy cuidadosamente estos argumentos. Nuestra investigación – con el apoyo de una minuciosa evaluación económica – mostró que algunos de los ahorros resultantes de la combinación de las redes de las partes aéreas intra-europeos en realidad podría ser transmitida a los consumidores. Sin embargo, también encontramos que en muchos países estos beneficios no son mayores que los aumentos de precios resultantes de la reducción de la competencia provocada por la fusión.

Al final llegamos a la conclusión de que en los 15 Estados miembros de la UE esta adquisición plantearía problemas de competencia muy serios.

UPS ha tratado de abordar nuestras preocupaciones al ofrecer soluciones.

La compañía ofreció ceder las filiales de TNT en estos 15 países. También se comprometió a vender – bajo ciertas condiciones – las filiales de TNT en dos Estados miembros distintos de transferir un mayor volumen del comercio intra-EEE correo rápido a un posible comprador.

Además, UPS dijo que daría acceso a su red aérea intra-europea para el comprador durante cinco años, si el comprador no era un integrador.

Aunque estas propuestas fueron presentadas en una fase muy avanzada del procedimiento, se realizó un análisis muy extenso y discusiones en profundidad con UPS. La empresa tuvo la oportunidad de mejorar sus recursos en dos ocasiones.

Sin embargo, al final de estas conversaciones y los intercambios, las propuestas de UPS siguieron siendo insuficiente.

La única manera de remediar nuestras preocupaciones era proporcionar una solución que permita la presencia en el mercado de otro jugador fuerte al lado de UPS y DHL. Este jugador fuerte pudo haber sido otro “integrador”, u otra empresa capaz de ejercer una presión competitiva equivalente.

Nuestra investigación reveló que los posibles compradores de los bienes que podríamos considerar adecuados eran muy pocos. El comprador tendría que usar los activos para entregas urgentes y no para otros tipos de servicios. Para cubrir todos los países de destino en el EEE, cualquier comprador necesitaría una red adecuada o asociaciones, al menos en estos países. Por otra parte, el comprador tendría una solución de transporte aéreo después del período de cinco años en el que UPS podría ofrecer acceso.

Dado el número muy reducido de compradores potencialmente adecuados en este caso, había mucha incertidumbre acerca de si los recursos serían eficaces si la Comisión autorizaba la adquisición. Huelga decir que, dados los problemas de competencia identificados muy graves, esta incertidumbre era problemática.

Para hacer frente a esa incertidumbre, UPS habría tenido que acometer, como parte del paquete de soluciones, la firma de un acuerdo vinculante con un comprador adecuado antes de que la concentración se llevase a cabo materialmente. A continuación, habría sido capaz de garantizar los recursos que se aplicasen con eficacia después de nuestra decisión. Esto es lo que suele llamarse la solución “comprador inicial”.

Sin embargo, UPS no estaba dispuesto a ofrecer ésto. En cambio, intentó firmar un acuerdo antes de que finalizase la investigación de la Comisión – que se somete a los plazos legales precisas – y lo hizo demasiado tarde para que se materialice.

Además, dado el paquete de soluciones propuestas, todavía planteaba serias dudas que el comprador con el que UPS estaba trabajando – el grupo francés La Poste / DPD – tuviese la capacidad y el incentivo para convertirse en un jugador fuerte en las entregas exprés.

Ante la falta de soluciones adecuadas a los problemas de competencia que hemos identificado, no tuve más remedio que proponer al colegio de comisarios la emisión una decisión negativa. Esta es la tercera fusión prohibida bajo mi responsabilidad en este mandato, de las cerca de 800 fusiones que se han que se han llevado a cabo desde que asumí el cargo en febrero de 2010.

Permítanme recordar cuáles son los principios de nuestro control de las fusiones. Cuando una fusión restringiría significativamente la competencia en el mercado único, donde los rendimientos no superan el daño para los consumidores, y donde las propuestas de las sociedades que se fusionan no están a la altura de remediar un resultado tan negativo, entonces es en el interés común evitar que la transacción se llevara a cabo.

Nuestra decisión garantiza que las empresas que utilizan estos servicios de envío urgente están protegidos de un incremento de los precios que dañaría directamente a su negocio, así como, en última instancia, a los consumidores finales.

Normas y procedimientos de control de concentraciones

La Comisión tiene el deber de evaluar las fusiones y adquisiciones de empresas con una facturación superior a determinados umbrales (véase el artículo 1 del Reglamento de concentraciones) y para evitar concentraciones que obstaculizaran de forma significativa la competencia efectiva en el EEE o en una parte sustancial del mismo.

La gran mayoría de las operaciones notificadas no plantean problemas de competencia y se borran después de una revisión de rutina. Desde el momento en que se notifique una operación, la Comisión tiene en general un total de 25 días laborables para decidir si concede la aprobación (Fase I) o para iniciar una investigación en profundidad (fase II).

Actualmente hay otros tres casos en curso en fase II de investigación. El primero examina el proyecto de adquisición de Aer Lingus por Ryanair (véase IP/12/921). La Comisión tiene hasta el 6 de marzo para llegar a una decisión final. El segundo en caso en fase II de investigación se refiere a la combinación propuesta de Munksjö y la etiqueta europea y negocio de procesamiento de Ahlstrom, en la industria del papel (véase IP/12/1338), con fecha límite el 16 de mayo de 2013. Finalmente, en el tercer caso de la fase II, la Comisión investiga proyecto Syniverse para adquirir a su rival Mach en el sector de datos de intercambio de información (véase IP/12/1439). La fecha límite aquí es el 30 de mayo de 2013.
www.maycarr.es