Antonio Montero toma mas control en el grupo Pañalón. Marcos Montero redondea la operación, al recomprar casi el 50% a EBN y a la quebrada Caja Castilla la Mancha.

20140120-100615.jpg

No sólo han hecho un buen negocio recomprando las acciones que poseía el banco EBN y de CCM, sino que se aprovecha para reestructurar la propiedad de la compañía.

Hace semanas el 1 de enero, este medio adelantó la recompra de acciones de Pañalón por la familia, la trascendencia de la operación es mayor.

Posteriormente el grupo Pañalón emitió un comunicado citando textualmente a la familia “Montero Acacio” como la compradora del 22% que tenía el fondo de capital riesgo EBM del banco EBN propiedad de varias cajas, antes había comprado el 12% al FROB de la antigua Caja Castilla la Mancha.

Hasta aquí lo que se sabe de la operación, pero la operación es de más calado porque con ella ha comenzado la sucesión en la empresa familiar. El 12% que estaba en mano del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) proveniente de Caja Castilla La Mancha fue comprado a título personal por Antonio Montero Acacio, el actual director general e hijo del fundador, sobrepasando con ello su porcentaje potencial en la compañía y acercandose en el futuro al control cercano al 50%.

La cita de la familia Montero Acacio en la nota oficial remitida a los medios y no solo a Marcos Montero cobra significado, alude a la segunda generación, los hijos del fundador y su mujer, la señora Acacio. Este medio ha podido saber que se ha actualizado el protocolo familiar empresarial al mismo tiempo que gana relevancia Antonio Montero Acacio único consejero de los tres, que ha destacado en los últimos años como el gestor de la misma por su agresividad en el mercado.

La compra en junio de 2.013 por su parte del 12% en manos del FROB, a través de su sociedad El Pino Investment SL., que este organismo se veía obligado a liquidar, proveniente de la Caja Castilla La Mancha, ha llamado la atención por su rapidez y porque, si ha sido comprado a titulo particular, y confirmaría la ganancia de peso de Montero Acacio. El Pino Investment figuraría con el 12% del grupo, junto con Centaurus Infinity (familia) con un 35%, el 22% de EBM-N vendido ahora, probablemente por esta última, y el resto de Marcos Montero y otros.

Indudablemente el liderato lo ha tomado Antonio Montero Acacio, que le correspondía un 33% de las acciones del grupo antes de estas compras. La Caja Castilla la Mancha y EBN llegarón a poseer mas de un 39% del grupo, pero ahora Antonio Montero podría llegar a controlar un 44% de la compañia.

Los tres hijos son ejecutivos de la compañía. La operación bien vista por Antonio Montero que se habría adelantado a otros inversores de dentro y fuera de la familia es una incognita.

Marcos Montero por otro lado redondea una operación empresarial que comenzó con la venta a la caja CCM y al banco EBN (2.010), por una cantidad indeterminada de una parte sustancial del grupo en los años de la bonanza económica. Montero expresidente del Partido Popular de Albacete, supo conectar con los políticos socialistas en el largo reinado de estos en Castilla La Mancha, Bono en especial, y supo atraerlos a invertir en la empresa.

Con EBN, banco de negocios de varias cajas de ahorro, como CAM, Unicaja, Ibercaja y Caja Duero, y que invirtió en empresas tan mediáticas, como Pescanova, La Seda de Barcelona, Vértice 360, SOS-Cuetará, Amper o Isolux, pasó lo mismo.

El monto de la primera inversión de EBN, del año 2.012 y CCM no se supo ni tampoco las cifras de recompra aunque fuentes cercanas han dicho que la operación ha sido muy buena y que nunca se hubiese pensado el precio de recompra.

Según un estudio GBS Finanzas sobre portfolio de las Cajas de Ahorro en España, ya advertía de la difícil venta de las participaciones, y decía al respecto ” Las Cajas de Ahorros tienen numerosas participaciones políticas ligadas a la región, y muchas de ellas cuentan con una baja rentabilidad…Es complicado que las cajas tengan éxito a la hora de vender ordenadamente todos los activos no financieros existentes en sus portfolios, habida cuenta que la mayoría de participaciones no cotizadas son en minoría, y oscilan en muchos casos entre el 10% y el 20%. En estos casos, el único comprador suele ser el otro socio mayoritario, quien por lo general o no le interesa o le falta capacidad financiera para ello”. En este caso Marcos y Antonio Montero Acacio han sabido ver la oportunidad.
www.maycarr.es